Nunca es tarde para tener un por qué en la vida

Año con año debemos de tener metas en diferentes aspectos de nuestra vida en el ámbito financiero (abonar a la casa, comprar un carro, pagar la beca, etc), en el ámbito profesional (escuchar audiolibros; leer tal o cual artículo, inscribirme a un diplomado, etc), en el ámbito personal (empezar a hacer ejercicio todas las mañanas, tener reuniones virtuales con mis amigas una vez al mes y en el ámbito familiar (viajar una vez al año con mi familia, inscribir a mis hijos en una clase extraacadémica, etc).

El año 2020 nos enseñó que nada está escrito en la vida de cada ser humano y que los objetivos se pueden “ajustar”; pero teniendo el objetivo bien definido podemos ver la manera de cómo lograrlo o que quizás se quedara incompleto pero por lo menos lo habremos empezado.

Cuando pasamos de un año a otro siempre tenemos que evaluar los objetivos cumplidos y los que no… Este nuevo año deberá de ser mejor que el que acaba de pasar. Es como la evaluación a un empleado, uno mide lo que logró y lo que no se logró en su área. Pero lo que no es medible no es mejorable.

La vida, por más efímera que parezca, siempre nos dá sorpresas si las buscamos, es por ello que es importante definir una META, un SUEÑO, un PARA QUÉ estamos viviendo, y ello nos dará un aliciente dia a dia. Ahora que estamos comenzando el año todos tenemos propósitos, sin embargo, pocos son los que los comentan, yo te preguntaría ¿Cuál es el propósito de tu vida? Cuando tu te levantas ¿en quien o en qué piensas?

La voluntad que tengas primero para definir qué quieres lograr, en cuánto tiempo y porque lo deseas tanto, alimentará tu motivación para poder ir construyendo peldaños en tu vida.

La diferencia principal que existe entre el ser humano con propósitos y sin ellos, es una gran diferencia, pues ese hombre, una vez que logra un propósito y lo va consiguiendo, piensa en el que sigue, y así sucesivamente, y de esta manera podrá ser un hombre que sea un ejemplo de voluntad férrea y tenacidad.

La mente nos puede ayudar en imaginar primero donde queremos estar en un determinado tiempo, pero de nosotros dependerá que lo logremos. Empieza con sueños pequeños y a medida que los vayas logrando hazlos que vayan creciendo, cuando hagas un recuento de tus logros te darás cuenta que lo que te propongas lo podrás lograr. Solo hace falta soñar y dominar tu voluntad para alcanzar lo que tanto anhelas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *