6 lecciones de vida que aprendimos de Soul

La nueva película de Pixar, Soul, ha sorprendido a muchos. Dicha cinta de Disney nos ha brindado 6 enseñanzas de vida que podemos aplicar tanto en nuestro entorno personal como el laboral.

Aquí te contamos las lecciones que nos dejó Soul ¡sin spoilers!

1. ¿Tu meta de vida sigue vigente?

Todos tenemos metas ambiciosas en nuestra vida, de quién queremos ser y lo que queremos lograr pero ¿te has detenido a pensar si aquellas metas que te planteaste siguen siendo las mismas?

Tal vez es momento de replantearte quién eres y hacia donde quieres ir y crear un plan para llegar a ello.

2. Si hoy fuera el último día de tu vida ¿qué pensarías de cómo viviste tu vida?

Tenemos la costumbre de hacer planes a futuro, aún si es un futuro algo lejano, pero este 2020 nos enseñó que la vida cambia en segundos.

Soul nos da la oportunidad de pensar que si hoy fuera nuestro último día qué tan satisfechos estamos con cómo hemos vivido nuestra vida. Date un momento para reflexionar si hay algo que quieras cambiar o cosas que quieras intentar y hazlas.

3. ¿Tienes un objetivo de vida que te hace feliz?

Solemos ser ambiciosos con nuestras metas de vida pensando que solo alcanzando ese sueño seremos felices. Esta cinta de Disney nos enseña que a veces nos obsesionamos tanto por alcanzar una meta que nos vuelve infelices y olvidamos que la vida está llena de pequeños y simples momentos que valen la pena valorar.

4. Vivir da miedo, morir también

En la película los personajes tienen en común el miedo a arriesgarse y prefieren estar seguros en su zona de confort por miedo a lo desconocido.

No temas a vivir plenamente tu vida. el miedo siempre paraliza, la incertidumbre nos asusta, sin embargo salir de nuestra zona de confort tiene sus ventajas, así que ¡atrévete!

5. Confía en tu talento

La película nos muestra de manera muy peculiar cómo las personas que encuentran aquello que los hace vibrar viven esos pequeños momentos que los llenan de chispa.

La genialidad de las personas radica en sus peculiaridades. A veces, por alguna situación personal o ajena sentimos que no somos “suficientes”. Tal vez no seamos los mejores siempre, pero nadie más que nosotros mismos conocemos nuestra capacidad, a veces sólo falta confiar en nuestro talento.

6. Las mejores lecciones nos las enseñan los fracasos

Muchos consideran el fracaso como errores garrafales y nos avergonzamos de ellos. Lo cierto es que nuestros errores nos dan lecciones valiosas de vida.

Nosotros somos nuestros más grandes críticos, es válido sentirte “perdido”, date oportunidad de equivocarte y aprende de esos errores, lo importante no es cuántas veces fallas sino cómo afrontas estos retos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *